Blogia
Indarki

Las 5 arquitecturas sostenibles

Las 5 arquitecturas sostenibles

"Las 5 arquitecturas sostenibles" es el título de un artículo contundente, escrito por Luis de Garrido y publicado en el número de noviembre y diciembre de 2006 en Era Solar. El subtítulo es toda una declaración de intenciones: "mala normativa, mala arquitectura y buen marketing sostenible".

Hace unos años ya imaginé lo que acabaría pasando con respecto a la "arquitectura sostenible": que se seguiría haciendo lo mismo de siempre, pero bajo el nombre de "sostenible". Lo que no imaginé siquiera, es la desfachatez con la que se está haciendo (...)

Luis de Garrido, como arquitecto, desgrana algunos "timos" relacionados con la arquitectura sostenible y nos viene a decir que esa coletilla de "sostenible" se está utilizando como hace años se utilizaba lo de "alto standing", "lujo" o "primera calidad"; reclamo publicitario.

Su queja no es en vacío, ya que pone ejemplos, empezando por los materiales; la industria del aluminio no se corta en publicitarlo como elemento sostenible por su capacidad de reciclaje. Pues bien...

(...) reciclar el aluminio un 30% (180MJ/kg) requiere 11 veces más energía que reciclar acero en un 100%.

¿No sería lógico pensar que es más sostenible utilizar acero que aluminio? Y es una muestra. La ignorancia y el marketing son muy poderosos:

Si uno quiere hacer un congreso de sosteniblilidad lo mejor que puede hacer es pedir dinero a los materiales, empresas y promotores que ni son sostenibles, ni lo pueden ser. Pero eso sí, lo quieren aparentar y convencer a un público inculto.

¿No os anticipaba que era un artículo contundente? Y a partir de aquí, a diseccionar esas diferentes formas de entender la sostenibilidad.

Empieza por la sostenibilidad visual, donde los diseñadores sólo utilizan los elementes destinados a "crear sostenibilidad" con un objetivo mucho menos elevado y más trivial: la estética. Da a la vista y el precio del edificio "vende" mucho, elevándose su precio y sin conseguir el objetivo de la sostenibilidad.

Sigue con la sostenibilidad mediática, donde los "vendedores" cogen un producto estándar, le ponen la etiquéta de BIO, de ECO o de Sostenible y ya está. Fuera del ámbito arquitectónico pone el ejemplo de los yogures BIO de Pascual, que supuso una publicidad engañosa y que aunque ahora se llame "Funciona" por obligación legal, que les quiten lo bailado. También hay ejemplo dentro de la construcción, como es la supuesta "Ecociudad de Sarrigurren", que no tiene nada de bioclimática.

La sostenibilidad desvirtuada "es la más peligrosa de todas debido a que institucionaliza un modelo de sostenibilidad incompleto, ineficaz, erróneo y caro". Alguien monta una construcción con algunos elementos sostenibles -que no tienen por qué ser los mejores o estar correctamente aplicados, se vende mejor y el modelo se copia sin orden ni concierto, como si por el mero hecho de poner tal o cual material o instalar unas placas solares o un control domótico ya convierte a una construcción en sostenible. Aquí carga las tintas con el nuevo Código Técnico de la Edificación, que lo califica como "malísimo" por ser el súmmum de la institucionalización de esta sostenibilidad desvirtuada.

Reclama la sostenibilidad honesta, a la que le dedica apenas un párrafo -lástima- sólo para criticar que los colectivos de arquitectos les intentar dejar de lado y los promotores "no entienden que hacer las cosas de forma honesta, aunque sea algo más complicado, sólo les reportará beneficios".

Finalmente, comenta la sostenibilidad radical, esa arquitectura con actuaciones más extremas (adobe, madera, materiales de desecho, etc.). Defiende este tipo de construcciones porque resultan interesantes a nivel demostrativo y para reclamar que otros modelos son posibles, aunque este tipo de edificaciones no sean generalizables.

No conozco el mundo de la arquitectura y mucho menos el de la sostenible y bioclimática. No conocía a Luis de Garrido y desconozco el prestigio, renombre o crédito que puedan tener sus palabras, tan contundentes. Pero como reflexión me ha parecido muy interesante. Si tenéis la oportunidad, os recomiendo leer el artículo completo.

Actualización: acabo de encontrar una entrevista que le hicieron a Luis de Garrido en Energías Renovables.

Actualización 2: el artículo está disponible en internet en construible.es.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

JC -

Yo vivo en una vivienda bioclimatica diseñada por Luis de Garrido, no un unifamiliar o adosado, sino un edificio de viviendas construido con criterios bioclimaticos (orientacion, materiales naturales, energia solar para el agua caliente, etc.). El caso es que tenemos un problema importante con el agua caliente (apenas utiliza los paneles solares y "chupamos" de la red electrica, con un gasto muy elevado) y algun problema puntual con el aislante (es de cañamo, y una partida vino infectada con bichos). No se si todo esto es a causa del diseño, el constructor o el instalador. Aunque el principal problema es el de la gente. Muchos han puesto aire acondicionado, elementos de pvc, o retirado la tierra de las terrazas (vienen con ella como aislante) poniendo baldosas como una terraza normal. En fin, creo que no todo el mundo esta preparado para vivir en una vivienda de estas caracteristicas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres