Blogia
Indarki

La importancia de la investigación en la diversificación energética

Estoy asistiendo a un curso llamado "Tecnologías de Hidrógeno y pilas de combustible", organizado por el Colegio de Ingenieros Industriales de Madrid e impartido por ARIEMA. Muy interesante, tengo que decir, y sólo he ido uno de los cuatro días.

Me ha hecho reflexionar sobre la importancia de la investigación en la diversificación energética de este país, que tiene que ir orientada a reducir nuesta dependencia.

Tenemos dos claros inconvenientes: El primero, que el combustible fósil disponible en este país -el carbón- es de peor calidad que en otras partes del mundo, es más caro y gravemente penalizado por sus emisiones. El segundo, que el resto de combustibles fósiles (petróleo y gas natural) los tenemos que importar.

Esto nos deja que si queremos avanzar en una mayor autonomía energética, tenemos dos opciones que pueden ser complementarias: Nuclear y energías renovables.

Ahora no voy a hablar de la controvertida energía nuclear pero sí de las renovables, cuyo potencial, aunque limitado, está pendiente de hacer realidad. Estas energías están en una clara desventaja tecnológica frente a las más clásicas: tenemos un sistema energético y tecnológico muy maduro basado en sistemas centralizados de producción de energía -contralables y predecibles en el tiempo-, transporte basado en el gasolina y gasóleo, redes de distribución existentes de gas natural y combustibles derivados del petróleo y normativa adaptada a toda esta situación.

A la vista de esto, es necesario un impulso de la administración, con normativa, financiación, colaboración universitaria, para la integración de las energías renovables en los sistemas energéticos actuales y progresiva adaptación de estos sistemas a las peculiaridades de estas las tecnologías autóctonas.. en definitiva, investigación y desarrollo para particularizarla a nuestras necesidades -será raro que alguien lo haga por nosotros. En este proceso de adaptación pueden entrar la tecnología del hidrógeno, que al igual que la electridad, supuso un gran avance por su diversidad de fuentes y facilidad de conversión en otras energías de uso directo. También el desarrollo de una red energética que se adapte a los sistemas de generación distribuida.

Hay empresas investigando, desarrollando... hay voluntad privada de hacerlo, limitada, como siempre. Con el apoyo de la administración los resultados pueden multiplicarse. Resultado: un país más moderno energéticamente, más competitivo, con tecnología más puntero y con capacidad de crear empleo y riqueza en un sector en continuo desarrollo.

Como ejemplo de las posibilidades, podemos acordarnos de los beneficios económicos que ha reportado el gran desarrollo de la energía eólica en este país, basado en desarrollos propios de tecnología.

Da que pensar. Suelto la idea al aire para que alguien la coja.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres