Blogia
Indarki

Cóctel de la actualidad

Llevamos una temporada que las noticias sobre el sector energético circulan entorno a lo mismo. Quizás aparentemente no tengan nada que ver, pero al final confluyen todo en lo mismo: el dinero.

Las noticias que más se oyen últimamente: los cortes de luz, el plan nacional de asignación de emisiones (PNA), la energía nucleal, el precio del petróleo, el Libro Blanco sobre la reforma del sector eléctrico... ¿alguna cosilla más?

No tengo claro a qué se deben los cortes de luz. Entre las razones podemos encontrar la casualidad (puede ser lógico que haya alguno de vez en cuando pero ¿tantos seguidos?), la falta de inversión por parte de las empresas en la red de distribución o la configuración de la red de transporte que no consigue distribuir adecuadamente la generación y por lo tanto hay limitaciones en ciertas zonas. Lo que parece que está claro que no es un problema de generación, gracias a las nuevas centrales que se han construido últimamente (algunas de ellas, sin suficientes autorizaciones, con el beneplácito de la administración)

El problema de los cortes nos ha llevado a que las autonomías propongan que una parte de la recaudación de la tarifa esté gestionada por ellos, para garantizar que las empresas invierten lo que deben en la red de distribución. No es del todo descabellado, ya que son las autonomías las que autorizan y controlan, desde el punto de vista técnico, esta red. De esta forma se podría asociar el control técnico con el control inversor. De esta forma, nos metemos de lleno el debate de la reforma de la tarifa (traducido al idioma más rimbombante: el Libro Blanco) y se habre la veda.

Llegados a este punto entra el PNA... que si el comercio de emisiones va a suponer un gasto adicional que no estaba contemplado y por lo tanto, hay que subir las tarifas... que si Kioto no va a suponer un aumento de los costes de generación, bla, bla, bla.

Lo cierto es que el PNA está defenestrando una parte de la generación del carbón, lo que perjudica a quienes tenga inversiones en ese sector (especialmente, Endesa y la industria Minera), con las implicaciones sociales que conlleva; sindicatos mineros ya se han quejado por el PNA, lo mismo que algún gobierno autonómico. Y la generación con carbón es más barata que el gas natural, especialmente, al nivel actual del precio del petróleo.

Consecuencia: resurgimiento de la energía nuclear. Los defensores de las centrales nucleares esgrimen que es barata, segura (tanto medioambiental como para la calidad del suministro) y no tiene emisiones de efecto invernadero.

En definitiva ¿un lío, no? Veremos cómo va evolucionando la actualidad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres