Blogia
Indarki

Biogás en comunidades resilientes

La idea de las comunidades resilientes de John Robb es muy sugerente. Es curioso porque aunque es una idea claramente más utópica que las manidas redes eléctricas inteligentes, las comunidades resilientes me resultan más atractivas, quizás por lo manoseadas y sobrevaloradas que estan esas redes.

Hoy John Robb menciona, con el nombre de Gobar Gas, la producción de biogás en digestores, a raíz de una experiencia que narra un viajero llamado Michael Yon. Este sugiere su uso para Afganistan, por comparación con Nepal, donde están bastante extendidas. John lo asocia a su idea de comunidades resilientes en su faceta de suministrar una fuente de energía autónoma que genere seguridad energética y prosperidad.

Es curioso, porque la tecnología de los biodigestores está muy asociada a las comunidades rurales, pero tengo mis dudas que las comunidades resilientes de John se circunscriban a dichos entornos. ¿Se trata de una tecnología apropiada sólo para comunidades resilientes rurales? ¿Podría adaptarse y aplicarse a entornos más urbanos?

En sí, en cualquier entorno, la tecnología de biodigestores para producir biogás me parece peliaguda, por lo que se refiere a la seguridad: intoxicaciones, almacenamiento, explosiones, incendios. Cualquiera que haya trabajado en el campo de la energía y haya "jugado" con gas sabe que hay muchísima normativa al respecto y se trata con mucho cuidado. ¿Son las comunidades resilientes, autogestionadas, adecuadas para ello? Aquí empiezan mis dudas.

Sin embargo, las ventajas en entornos rurales son evidentes: fuente de energía, sistema de tratamiento de residuos orgánicos, fuente de producción de fertilizantes. Todo, necesario en zonas rurales con déficit de suminstro energético, ganadería y agricultura.

¿Y en urbano? Aunque el consumo energético es masivo, el suministro energético suele estar más garantizado (la logística es más barata al estar, los clientes, más juntos), los residuos orgánicos son, proporcionalmente más reducidos y el uso de fertilizante se limita, usualmente, a las macetas de flores. Como mucho, se me ocurre que de forma muy puntual, algún valiente se podría animar a montar su cocina de biogás casera.

Actualmente en muchos vertederos (en general, ya sellados) se produce biogás, pero dista mucho de ser el tipo de aprovechamiento óptimo que supone el uso rural (energía, tratamiento de residuos orgánicos, obtención de fertilizante) y más bien parece ser un subproducto útil de un "tratamiento" de residuos de deja mucho que desear.

¿Y las plantas de compostaje? ¿Diseñar una planta específicamente para ello? Es complicado, puesto que los residuos que lleguen a esta planta deben ser 100% orgánicos y cualquier contaminación podría pasar dramáticamente a la cadena trófica. Tened en cuenta que un subproducto sería el fertilizante y seguro que habéis visto lo poco cuidadosos que son muchos ciudadanos en lo que se refiere a la separación de residuos. Hay casos en Francia de tierras contaminadas por uso de fertilizantes provenientes de plantas de compostaje (perdón, porque no he encontrado la referencia)

Lo cual me vuelve a llevar a la instalación doméstica, más que comunitaria, que sumada a la idea de huertas urbanas podría empezar a tener cierto encaje dentro de los conceptos de comunidades resilientes de John Robb. Utópico pero atractivo, ¿verdad?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres