Blogia
Indarki

Compararar tecnologías de generación: gastos variables vs gastos fijos

Continúo con la traducción del artículo de REW sobre comparación de tecnologías de generación.

Gastos variables frente a gastos fijos

Antes de normalizar los costes, necesitamos definir los términos “variable” y “fijo”. Un coste variable es un gasto que varía con los ingresos o con el volumen de las ventas. Tened cuidado: la mayoría de la gente recurre a la definición del diccionario de variable y piensa que es un gasto que varía con el tiempo. Esto no es correcto. En el mundo financiero un gasto variable varía con los ingresos o con el volumen de ventas.

Un gasto fijo es un gasto que no varía con los ingresos o con el volumen de ventas. Para cada gasto, se pregunta y responde una pregunta simple: “¿Si produzco y vendo un kWh más, aumenta este gasto?” Si la respuesta es sí, entonces es un gasto variable. Si la respuesta es no, entonces es un gasto fijo.

El coste de combustible no sólo viene dado por el precio del combustible que se transforma en electricidad, sino también por la eficiencia del proceso de conversión. Los costes de combustible son realmente costes variables. Esto es, estos costes varían directamente con el kilowatio-hora (kWh) generado por la planta. Para que se produzca más electricidad, se consume más combustible.

Los costes de contaminación son costes de adquisición de créditos de contaminación, como créditos de NOx o SO2 (Nota de traducción: en el mercado español, están los créditos de CO2 pero también hay tasas por cantidad de NOx o SO2 emitido). Existen mercados basados en créditos que son función de las toneladas de NOx o SO2 (o CO2) que emiten las instalaciones. La cantidad de NOx o SO2 que la instalación emite es directamente proporcional al combustible consumido, que es un coste variable. Por lo tanto, los costes de créditos de contaminación son también costes variables.

Los costes de operación y mantenimiento (O&M), por otro lado, no se consideran generalmente costes variables. La plantilla de la instalación gana un sueldo más unos beneficios que son fijos. Las horas extras debidas al incremento de producción son una contribución extremadamente pequeña a los costes variables; tan pequeña que no se suele consider. Un incremento en la operación de la planta, a menos que sea mucho mayor de lo habitual no altera la rutina y los intervalos usuales de mantenimiento. Finalmente, muchos costes a asociados a la instalación, como seguros o impuestos sobre la propiedad son fijos y cambian sólo con variables fuera del control de la planta. Ambos costes generalmente crecen anualmente con la tasa de inflación.

Un funcionamiento cíclico de la planta de desde plena carga a niveles más bajos aumenta el desgaste y la rotura de los componentes de la instalación. Aunque el dinero gastado en mano de obra y materiales para operar y mantener la planta no cambia al mismo tiempo que sucede el ciclo, el incremento del desgaste y rotura puede incrementar la frecuencia del mantenimiento futuro, y por lo tanto, provocando un incremento en los costes medios de O&M. De esta forma, los costes de O&M no suelen incrementarse con cada nuevo kWh generado por la planta.

Aunque pueda parecer un punto menor, es financieramente crucial que las personas que toman decisiones sobre el precio a corto plazo entiendan este concepto. La implicación financiera es que aumentar la producción de la planta en un 10% cuando ya está funcionando no incrementa los costes de O&M significativamente. De esta forma, la compañía eléctrica puede maximizar el beneficio aceptando un precio menor para un kWh incremental ya que el precio siempre que este precio cubra los costes de combustibles y créditos de contaminación. En realidad, una gran parte del ingreso incremental que la compañía eléctrica proveniente de ese aumento del 10% en la producción será directamente beneficio de la planta si el coste de combustible y de créditos de contaminación por kWh son pequeños en comparación con el precio de mercado que la compañía obtiene por ese kWh adicional.

Una compañía tiene costes de capital (es decir, depreciación y costes financieros de la construcción de la planta) con el paso del tiempo. Si la planta produce un kWh o un millón de kWh no tiene ningún efecto en la cantidad de depreciación o en el coste de los intereses incurridos. Por ello, los costes de capital son costes fijos.

Por lo tanto, los costes de combustible y los créditos de contaminación son costes variables, mientras que los costes de O&M y los costes de capital son costes fijos.

**********************

El próximo capítulo: Comparación coste por kWh.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Maki -

Coño Zapatero hablando de energia distribuída aunque no se si es bueno o malo, todo lo que toca lo gafa.
http://www.energias-renovables.com/paginas/Contenidosecciones.asp?ID=13&Cod=19063&Nombre=Noticia
Genial artículo! Estoy experimentado con Pachube http://www.pachube.com/
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres