Blogia
Indarki

Crisis, post-crisis y demás divagaciones mentales

Está claro que estamos en época de crisis, entendida como "cambio" (que según creo, era el sentido de la palabra griega "κρίσις"). Puede que tembién lo estemos, o nos acerquemos inexorablemente, si tomamos el sentido más común y más dramático de situación de un asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese... o quizás situación dificultosa o complicada (Véase la RAE).

Vale, bueno... ¿pero qué crisis? ¿la climática o la energética?

Cada época tiene sus miedos y si durante la guerra fría la crisis era un holocausto nuclear motivado por un conflicto bélico, ahora el drama se centra en un holocáusto climático.

Sin embargo, esta crisis climática es relativamente reciente. La crisis que realmente venía incubándose era la energética, la de que nos quedemos sin nuestro sustento petrolífero y que la economía sufra un K.O... y por extensión, la sociedad completa.

Todo apunta a que la crisis climática se ha colado antes que la energética.

Muchos opinan que viene de la mano; la crisis energética y la climática vienen derivadas del mismo defecto: nuestro modelo energético basado en un consumo incosciente de combustibles fósiles. Si cambiamos de modelo para solucionar la crisis climática ya habremos solucionado la crisis energética.

Otros piensan que no es suficiente, que los modelos energéticos que solucionan la crisis climática no evitarán que sigamos siendo tan energívoros y por lo tanto, tendremos que afrontar, inevitablemenete, una crisis energética con su consecuencia post-crisis...

Y luego están los más pesimistas -o realistas, según se mire- que creen que tendremos las dos... el drama climático y el energético. Es la situación post-crisis más espeluznante.

No estoy muy seguro de que haya quien crea en un cuarto escenario... en ese en el que conseguiremos salvar la crisis energética pero no la climática. Y podría ser, ya que hay quien anuncia que el calentamiento global, con sus graves consecuencias, es inevitable... igual ya llegamos tarde, pero si la crisis energética viene después ¿acaso no tenemos un poquito más de tiempo para afrontarla?

En fin, no voy a discutir sobre quién razón, porque entramos en el campo de las predicciones y no tengo una bola de cristal. Datos hay para dar y tomar, pero es complejo analizarlos así que la subjetividad entra mucho en juego y también la susceptibilidad: ¿quién ha financiado ese informe? ¿y ese estudio? ¿quién lo ha encargado? En fin, que uno no sabe muy bien con qué carta quedarse y no sabe si habrá crisis, si hay medios para evitarla, si tendremos una post-crisis traumática o liviana... y por supuesto... ¡cuál de las dos crisis! ¿Una o las dos?

Visto lo visto, uno se pregunta ¿cuál es la estrategia? ¿Buscar soluciones para afrontar la/s crisis o propuestas para la/s post-crisis?

Ahí está Al Gore, diciendo que podemos ser los salvadores del mundo (afrontar la crisis) y ahí están esos noruegos, que dicen querer construir un sili para almacenar millones de semillas a modo de moderna arca de Noé (afrontar la post-crisis).

¿Y la energética? Los ecologistas proponen por n-ésima vez (cuando n tiende al infinito) que hay modelo alternativo. También están los pro-nucleares. Su modelo energético es tan claro como cuestionado socialmente que más que Foro Nuclear, esta organización debería llamarse Foro de Incomprendidos. En la otra parte de la balanza están los ¿decrecionistas? No tengo muy claro esto del decrecimiento sostenible, así que leeros esta presentación. Viene a decir que no hay modelo de crecimiento sostenible; son dos términos incompatibles.

De estos últimos, los más contundentes y radicales los podemos encontrar en los EE.UU. Ya sabéis cómo son los americanos. Hay muchos blogs energéticos dedicados al Peak-Oil (Cénit del petróleo) e incluso instrucciones para sobrevivir en una era post-crisis. Pensad en Mad Max y quizás os acerquéis a los que están pensando. En España, lo más parecido -aunque a mucha distancia- es Crisis Energética, en cuyos foros hay un debate abierto sobre un par de manuales de supervivencia para la post-crisis.

Las especies y el ser humano tienen una capacidad de adaptación increible... ¿será suficiente? Ante la duda, lo aconsejable será que ayudemos a que la crisis, entendida como cambio, sea lo más lenta y suave posible. Si el clima tiene que cambiar, que no sean 5ºC en 20 años, si es que pueden ser 3ºC en 50. Y si el petróleo se va a acabar, que sea en 100 años, mejor que en 20. Las crisis son inevitables, pero no tienen porqué ser traumáticas... ni las post-crisis tienen por qué ser una película de Mad Max.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

le -

muy belo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres